Easy Responsive Tabs to Accordion
OPINIÓN

06-07-2018

"Cambiamos futuro por pasado: las Ferias de Empleo del Gobierno", por Enrique Silva


Hace 30 meses asumió el gobierno la alianza Cambiemos, se ha escrito sobre sus medidas implementadas y sobre los primeros resultados alcanzados en materia social, económica y política, los que, por cierto, distan en mucho de ser auspicios en materia de inclusión social y fortalecimiento de la democracia.

Hoy nos centraremos en sus políticas de empleo y, en particular, la que entendemos se trata de una de sus principales acciones, las Ferias de Empleo.

Las ferias de empleo son espacios generados desde el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social en colaboración con el Ministerio de Desarrollo Social, donde por el lapso de dos días se llevan a cabo distintas actividades vinculadas al empleo juvenil. Las ferias se componen de stands de empresas, centros de formación profesional, universidades, agencias de gobierno y espacios para emprendedores. Hasta ahora hubo ferias en las localidades de Mar del Plata, La Plata, Rosario, Paraná, Rio Cuarto y Pilar, provincia de Buenos Aires.

En un primer acercamiento, y en un orden general, se puede asociar a las Ferias de Empleo con la escenificación de la política de pública, allí se condensan local y temporalmente gran parte de las herramientas del Ministerio de Trabajo. Se trata de hacer visible las políticas de empleo cuya salida a escena se transforma en este caso en espectáculo.

Hay escenario central, música, promotoras, merchandising de empresas y agencias de gobierno, juegos interactivos –a modo de feria de verano- y hasta lugar para la realidad virtual todo eso mesclado con cvs, entrevistas y empresas, algunas, muy pocas, oferentes de empleo, en las que se destacan las de servicios y consultoras de recursos humanos. De hecho, la inexistencia de vacantes laborales y el consecuente desánimo ocasionado por esto en los jóvenes ocasionó que la feria pase a denominarse feria futuro en las dos últimas ediciones.

Sostener que hay algo de espectacularidad en la nueva política de empleo, sin lugar a dudas, resulta de fácil constatación, solo basta con visitarlas para sentires el efecto show de cualquier evento musical o deportivo.

Lo cierto es que el nuevo entendimiento de las políticas de empleo no solo alcanza a la forma sino también se evidencia en el sentido otorgado a las acciones de empleo

En este orden de cosas, al menos existen dos aspectos a destacar, el carácter episódico de estas acciones y la individualización en la que hace foco la política de empleo.

Se ha dicho, las feria son eventos, hay inscripción previa, tarjetas de transporte urbano gratis al predio donde se llevan a cabo durante dos días, música, pantallas gigantes, etc. Esas pocas horas en las que las ferias están abiertas al público joven, se les brinda asesoramiento en el armado del curriculum y el desempeño en la entrevista laboral para luego depositar en esos jóvenes la responsabilidad de buscar y conseguirse un empleo, cuando no la de autogenerárselo a través de un proyecto de empleo independiente.

En las feria también existe un espacio donde se aloja el Club de Emprendedores, donde se comparten experiencias y proyectos de autoempleo, este contenido de la política de empleo tampoco es nuevo, como el de apoyo a la búsqueda de empleo, pero si el sentido que se le otorga y adquiere en el actual contexto. La ferias son ocasión también para charlas y conferencias, muchas motivacionales, donde un amplio arco de personas y personalidades, desde deportistas a directivos de empresas cuentas sus historias de superación personal y éxitos, aquí hay una novedad, se apela al individuo, como factor primordial, en la búsqueda de una solución a su condición laboral, la que sabemos por mucho, resulta ser consecuencia no solo de decisiones personales sino de factores sociales, económicos y políticos.

Los jóvenes son de los grupos con mayores problemas de acceso al empleo, su desocupación no es un acontecimiento acotado temporalmente, en muchos casos, por tanto su abordaje por parte del estado tampoco debe serlo, no alcanza con una charla motivacional o con la impresión de un curriculum, por el contrario requiere de tratamiento integral y sistemático a través de los servicios públicos de empleo.

Las ferias requieren de importantísimos recursos y su costo obra en desmedro de financiar acciones llevadas a cabo de modo sostenido, al menos hasta diciembre de 2015. Durante la anterior gestión coexistían un conjunto de políticas como las que se llevan a cabo en las Oficinas de Empleo Municipales o los Centros de Formación Profesional donde los sindicatos brindaban capacitación local y sostenidamente a la población más vulnerable mejorando así la empleabilidad en el contexto de un mercado de trabajo en el que se generaban oportunidades de empleo e inversión ya que había un marco de decisión política de fortalecimiento del crecimiento y desarrollo nacional, cuestión que también se abandonó con el arribo del nuevo gobierno de Cambiemos a quien solo pareciera preocuparle maquillarse antes de un espectaculo.

Untitled Document