Easy Responsive Tabs to Accordion
OPINIÓN

29-05-2018

"Actualidad del trabajo, reforma laboral y proyección política", por Oscar Cuartango y Raúl Ferrara


1. Introito

En una nota del 25 de mayo de 2017 hicimos un paralelismo entre la situación del trabajo en nuestro país en el año del primer centenario de la revolución de mayo en 1910, la existente en el bicentenario en mayo de 2010 y la del año 2017, manifestando que se había experimentado un considerable retroceso que nos colocaba más direccionados a la situación existente en el primer, más que a la del segundo centenario.

Desde la fecha patria del año 2017 a la actual, ese retroceso, no solo no se ha revertido, sino que por el contrario se ha agravado y potenciado considerablemente.

2. El problema

Actualmente escuchamos con cierta frecuencia que la problemática de la falta de empleo no se presenta como un fenómeno local sino mas bien global y estrechamente relacionado con la aceleración en los cambios de los sistemas productivos y la innovación tecnológica. Si bien esta afirmación no puede calificarse como falsa puede inducir al lector a interpretar que por tratarse de un fenómeno global exime de responsabilidad a las autoridades locales, lo cual no es cierto.

La existencia de foros internacionales como la “Iniciativa sobre el futuro del Trabajo” que viene promoviendo la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y que prevé la presentación de un informe final en el año 2019 en oportunidad del centenario de la agencia especializada más antigua de las Naciones Unidas, brinda la oportunidad de acceder a un diagnóstico global del problema y a las alternativas que cada gobierno local propone para dar respuesta a la creciente demanda de trabajo.

A pesar de varias recesiones, en 2016 el empleo total se mantuvo en 3200 millones de personas (casi 1000 millones más que en 1991). No obstante, el crecimiento del empleo no ha llegado al nivel de crecimiento de la población en edad de trabajar; por consiguiente, la relación empleo-población ha disminuido ligeramente entre 1991 y 2016.1



Frente a este panorama que se presenta como el verdadero desafío del futuro cabe preguntarse cuales serán las herramientas que cada país implementará con el fin de generar los empleos suficientes que permitan, al menos, mantener los niveles de ocupación existentes.
Filosóficamente descartamos la opción de darle al trabajo humano el tratamiento de “mercancía” y, como tal, liberarlo a las fuerzas invisibles del mercado que lo ajustaran hasta un nuevo punto de equilibrio que importaría reducción del salario (“precio de la mercancía”) y de todos aquellos elementos que impliquen un mayor “costo laboral” (como seguridad social, afiliación sindical, salud y seguridad laboral, etc.).

3. La respuesta “noventosa” de CAMBIEMOS

Desde el punto de partida que nos marca ese contexto general reconocido casi unánimemente por todos los actores sociales y que esbozamos muy sintéticamente más arriba deberíamos debatir cuales son las medidas que el gobierno nacional piensa adoptar para atender esa necesidad de empleo.

Después de dos años de observar el problema sin ejecutar ninguna política propia y luego de que la victoria pírrica de la “reforma previsional” obligara a fraccionar el proyecto de “Reforma Laboral” original, el bloque oficialista ingreso en el Senado los proyectos con los que el gobierno quiere enfrentar la temática.

Si tuviéramos que describir sintéticamente estos proyectos podríamos decir que “más que novedosos son noventosos”.

El rimbombante título “REGULARIZACIÓN DEL EMPLEO NO REGISTRADO, LUCHA CONTRA LA EVASIÓN EN LA SEGURIDAD SOCIAL, REGISTRACIÓN LABORAL Y FONDO DE CESE SECTORIAL”2, se transforma luego de su lectura detallada en un spot de campaña al estilo “POBREZA CERO”

La primera de las “herramientas” que incorpora es el denominado “blanqueo” que se transforma una amnistía general de la evasión previsional pues condona al evasor el pago de aportes y contribuciones, sus intereses y hasta las multas (incluso las firmes). Como beneficio adicional el evasor se beneficia con la extinción de la acción penal y la exclusión del Registro de Empleadores con Sanciones Laborales multas (REPSAL), mecanismo que evitaba que quienes empleaban trabajadores en negro fueran proveedores o recibieran subsidios del estado.

Uno pensaría que semejante esfuerzo fiscal, en épocas en las que se cuestiona la sustentabilidad del sistema previsional, debería tener como correlato por un lado la no pérdida de derechos adquiridos por el trabajador “blanqueado” y, por otro, un esfuerzo del empresario “blanqueador” como contraprestación de esos beneficios. Ni una cosa ni la otra.

Desde la óptica del trabajador, el período máximo que se le reconocerá a los efectos previsionales será de 5 años y la remuneración reconocida será la del salario mínimo vital y móvil. Es decir que el trabajador pierde años de aporte y además no se reconoce ni la real remuneración ni la que convencionalmente le hubiese correspondido, lo que afectará el quantum jubilatorio.

Desde la óptica del empleador, los beneficios se siguen sumando pues al preverse la homologación administrativa del blanqueo, se le cierra la puerta al reclamo futuro del trabajador por un blanqueo insuficiente. Asimismo, al no exigirse que el blanqueo tenga como correlato un aumento de la nómina de personal ni un mantenimiento por un plazo mínimo de las relaciones laborales regularizadas, hacen prever que será utilizada para reemplazar trabajadores o para despedir a los trabajadores blanqueados a bajo costo.

Cualquier podría preguntarse si esta reforma prevé tratamiento diferencial para las PYMES, con un esquema de beneficios decrecientes de acuerdo al tamaño de la empresa como indicaría la lógica y la respuesta es la negativa. Para CAMBIEMOS no aplica el principio aristotélico de igualdad entre los iguales.

A ello se suma que el proyecto contempla la modificación del régimen de multas por trabajo no registrado que contemplaba la Ley 24013, las que en vez de tener como base la real remuneración del trabajador tomarán el Salario Mínimo Vital y Móvil y además tendrán como beneficiaria a la ANSES y no al trabajador como hasta ahora.

El proyecto contempla también una modificación en el régimen indemnizatorio a través de la creación de un FONDO DE CESE LABORAL de administración bipartita, integrado con un aporte mensual de los empleadores y que solo funciona para los casos de despido sin causa.
Se trata en realidad de una herramienta financiera, una cuenta de capitalización integrada con los aportes que realiza el empleador y que atenderán la contingencia del despido de un trabajador con la liquidación de su indemnización. La realidad es que en esos términos parecería hasta innecesario legislar generando una estructura costosa de administración de fondos privados cuando ello lo puede hacerlo cada empresario por su cuenta.

Pero lo curioso es que en épocas en que se ha instalado el “excesivo costo laboral argentino” como causal de los problemas de competitividad y empleo, es el estado el que fomenta la creación una estructura que, de acuerdo al proyecto, tendrá un costo administrativo del 8% de los aportes. Un nuevo ejemplo de un relato que no se corresponde con los hechos.
Uno de los puntos tal vez mas cuestionables del proyecto oficialista es la modificación del cálculo indemnizatorio al excluir de “la mejor remuneración” a partir de la cual se liquidará, al sueldo anual complementario, los premios y/o bonificaciones, y toda compensación y/o reconocimientos de gastos que el empleador efectúe hacia el trabajador.

Al empleador le dan una herramienta financiera para el pago de indemnizaciones y al trabajador le bajan la indemnización… negocio redondo.

El primer proyecto de reforma laboral concluye con una peligrosa modificación del régimen de disponibilidad de los derechos individuales del trabajador, al reformular el principio de irrenunciabilidad. El derecho del trabajo (a diferencia del derecho civil en el que prima la autonomía de la voluntad), la aplicación del principio protectorio limita en forma positiva esa autonomía en resguardo del trabajador.

La desigualdad negocial del trabajador con su empleador potenciada cuando lo hace en forma individual es ahora avalada a partir de la posibilidad de que se celebren acuerdos que modifiquen condiciones esenciales del contrato individual del trabajo. ¿Podemos imaginar cual es la libertad de un trabajador frente un planteo de su empleador de reducción horaria, de cambio de turno, régimen de licencias o jornada o incluso de reducción salarial en un escenario de falta de empleo?

Por último, el segundo proyecto es el relativo a las “Prácticas Formativas”3 que viene a derogar el anterior y vigente régimen de “Pasantías Educativas” de la Ley 26427 (2008).

Nadie puede desconocer la necesidad de enlazar los procesos de formación con la inserción laboral y más aun cuando hablamos de los colectivos con mayores dificultades, como es el caso de los jóvenes.

Nuevamente el oficialismo haciendo uso del marketing político presenta como innovadora y revolucionaria una herramienta que ya existía, pero con un caballo de Troya que oculta en sus entrañas la precarización del empleo y el cambio del objetivo “formación” por el de “mano de obra barata”.

En su primer aspecto precariza el empleo porque aumenta el régimen horario que contempla el régimen de pasantías del año 2008, que fija un tope razonable de 20 horas semanales frente a un régimen de 30 horas semanales y 130 mensuales del nuevo proyecto, el que incluso puede extenderse a 40 horas semanales y su proporcional mensual.

El aumento de la carga horaria de este tipo de modalidades contractuales no laborales pone en evidencia que el objetivo de la misma no es la preparación del estudiante para el mundo del trabajo propiciando la transición escuela-empresa sino la reducción de los costos laborales de las empresas bajo la apariencia altruista de la formación profesional.

La confirmación del corrimiento del eje es la curiosa ausencia de participación del Ministerio de Educación en el proceso de diseño, implementación y ejecución de las “Prácticas Formativas cuando lo lógico hubiese sido una articulación y conducción interministerial que equilibre los intereses de “educación” y “trabajo” cuando entren en conflicto.

4. A manera de Síntesis

Sintetizando, se modificó la Ley de Riesgos del Trabajo poniendo trabas al acceso del trabajador a la justicia al exigírsele el agotamiento previo de una vía administrativa previa consistente en someterse a exámenes y dictámenes de Comisiones Médicas dependientes de la Superintendencia de Riegos del Trabajo antes de habilitarles el acceso a la justicia, mecanismo a nuestro criterio inconstitucional, afirmación que ya ha sido corroborada en varios pronunciamientos judiciales.
Una reforma a la baja de las fórmulas de cálculo inicial y de actualización periódica de los beneficios previsionales, de asignaciones familiares y asignación universal por hijo.
Tomó estado parlamentario en el ámbito bonaerense, un proyecto de reforma al procedimiento laboral de nuestra provincia, que apunta a la desaparición del fuero laboral como ámbito judicial especializado.

Simultáneamente, tomo estado parlamentario en el Congreso Nacional, un proyecto de reforma laboral real y abiertamente regresivo y precarizador analizado supra.
Todo ello en un marco de pérdida del poder adquisitivo de los salarios y pérdida de puestos de trabajo que se pretenden camuflayar con la registración de “monotributistas” que se desempeñan, tanto en los ámbitos públicos y privados en evidente situación de fraude laboral, pasantes precarizados con planes sociales y sin cumplir los mínimos requisitos formativos que requiere por definición el instituto, un blanqueo costeado en su mayor parte por los propios trabajadores que resignan derechos adquiridos durante su desempeño sin registración, y como frutilla del postre, un retorno y un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (F.M.I.) que nos permite avisorar más ajustes a costa de los sectores populares

5. A manera de colofón

Concluimos, con miras al evento electoral del 2019, para salir de ese esquema perverso, es necesario dejar de lado falsos fundamentalismos e individualismos, priorizar el interés general por sobre los intereses sectoriales, y el peronismo tiene que asumir autocríticamente la derrota y en ese marco, si se tiene necesidad de ventilar liderazgos y candidaturas mediante la presentación de más de una lista en las Paso, no incurrir en canibalismo político en la confrontación entre los eventuales contrincantes, limitando la campaña al debate de las distintas propuestas, sin agresiones ni descalificaciones personales, y dirimida la contienda, alinearnos todos detrás de quienes resulten ganadores en la contienda para ir unidos a enfrentar al auténtico adversario, que es el proyecto neoliberal que gobierna.

Para ello, abrevando en el ideario de Juan Perón, aplicar a rajatablas la consigna “Primero la patria, después el movimiento y luego los hombres” el peronismo debe recuperar su capacidad de ser síntesis de las ideas políticas nacionales y populares de los pensadores de Forja, de los radicales de Yrigoyen, Larralde y Alfonsín, los socialistas de Palacios y Juan B. Justo, los demócrata progresistas de De La Torre y Luciano Molina, los desarrollistas de Frondizi y Frigerio, los intransigentes de Oscar Allende, el progresismo social del Frente Grande y de los movimientos de la economía social y convocar a todas las fuerzas políticas, de la producción y del trabajo a integrar un frente que ponga límite a esta escalada neoliberal, siente las bases para recuperar el gobierno en el 2019 y encamine al país en la senda del crecimiento con desarrollo, equidad y justicia social, haciendo una nación viable para todos y erradicando definitivamente la pobreza.”


1 Informe inicial para la Comisión Mundial sobre el Futuro del Trabajo Oficina Internacional del Trabajo – Ginebra: OIT, 2017
2 Proyecto de Ley Nº 1381/18. 27-04-2018. Senado de la Nación. PINEDO Y OTROS: PROYECTO DE LEY DE REGULARIZACION CONTRA EL EMPLEO NO REGISTRADO
3 Proyecto de Ley 1381/18. 27-04-2018. Senado de la Nación. PINEDO Y OTROS: PROYECTO DE LEY DE CAPACITACION LABORAL CONTINUA, TRANSICION ENTRE EL SISTEMA EDUCATIVO FORMAL Y EL TRABAJO, FOMENTO DEL EMPLEO JUVENIL Y ENTRENAMIENTO LABORAL

Autores:

*Oscar Cuartango, abogado laboralista, ex Ministro de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires 2007/2015
*Raúl Ferrara, abogado laboralista, ex Director Provincial de Asuntos Legales y ex Director Provincial de Inspecciones del Trabajo del Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires, 2009/2015

Untitled Document