Easy Responsive Tabs to Accordion
INTERÉS

28-12-2017

Día agridulce para los DDHH: Recuperan la Nieta 127 y dan prisión domiciliaria a Etchecolatz


La de ayer fue una jornada de sensaciones encontradas para los organismos de Derechos Humanos de nuestro país: por un lado, felicidad, por el anuncio de las Abuelas de Plaza de Mayo de la aparición de la Nieta 127. Por el otro, dolor, bronca e impotencia al enterarse de que el genocida Miguel Etchecolatz continuará cumpliendo las varias condenas que recibió por delitos de lesa humanidad en su casa de Mar del Plata.

La Asociación Abuelas de Plaza de Plaza de Mayo convocó a una conferencia de prensa para hoy a las 13 en su sede de Virrey Cevallos 592, en la que anunciará la recuperación de la nieta 127.

En un comunicado, la entidad defensora de los derechos humanos adelantó que en la rueda de prensa “estarán presentes las tías de la nieta quienes desde hace 40 años esperan este encuentro”.

“Una vez más, solicitamos a los medios y a la sociedad en general prudencia y respeto para resguardar la identidad de la joven”, indicó la comunicación de la organización humanitaria.


El genocida Miguel Etchecolatz finalmente continuará cumpliendo las varias condenas que recibió por delitos de lesa humanidad en su casa de Mar del Plata luego de que el Tribunal Oral Federal Nº 6, que lo está juzgando por violaciones a los derechos humanos en centros clandestinos la provincia de Buenos Aires, le otorgara el beneficio de la prisión domiciliaria por cuestiones de salud.

Los jueces José Martínez Sobrino, Julio Luis Panelo y Fernando Canero habilitaron el beneficio a Etchecolatz en base a que el ex jerarca de la Policía Bonaerense durante la última dictadura cívico militar no solo “supera holgadamente” el límite de edad que impone la ley para solicitarlo --tiene 88 años--. Además, tuvieron en cuenta “la existencia de un delicado cuadro de salud” en “progresivo deterioro”. Por último, mencionaron que su presencia en el hospital del penal de Ezeiza le provoca al múltiple condenado “el plausible riesgo de contraer nuevas enfermedades que incidan negativamente en su perjuicio”.

Así como acumuló investigaciones en su contra y condenas por su participación en secuestros, torturas y asesinatos, Etchecolatz también acumuló, hasta hoy, sucesivos rechazos a sus pedidos de prisión domiciliaria en cada una de las causas que lo involucran.

Untitled Document