Easy Responsive Tabs to Accordion
POLÍTICA

27-12-2017

El triunvirato de la CGT asegura que sigue hasta mediados de 2018


Así lo resolvieron los máximos referentes de la central obrera en una reunión de la "mesa chica" y los ex secretarios generales Hugo Moyano y Luis Barrionuevo.

La CGT acordó aplacar las tensiones internas para evitar una fractura y consensuó sostener la conducción del triunvirato, al menos hasta mediados del año próximo.

Así lo resolvieron los máximos referentes de la central obrera en una reunión de la "mesa chica" y los ex secretarios generales Hugo Moyano y Luis Barrionuevo, que se realizó en la sede de la UOCRA. Del encuentro también participaron los triunviros Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña; los "independientes" Gerárdo Martínez y Andrés Rodríguez y los representantes de gremios del transporte Omar Maturano y Roberto Fernández.

Hubo cuatro invitados que finalmente no concurrieron por distintos motivos: el triunviro Héctor Daer, el referente de los "gordos", Armando Cavalieri, el "independiente" José Luis Lingeri y el ex secretario general de la CGT Antonio Caló.

"Resolvieron evitar una fractura. Se sostiene la conducción tripartita por lo menos hasta mayo del año que viene cuando ya estén encaminadas algunas paritarias", informaron voceros de la central obrera a la prensa.

El triunvirato que conduce la central obrera atraviesa una nueva crisis, luego de que algunos gremios de peso no adhirieran al paro convocado la semana pasada y de que el representante de la UOM en el Consejo Directivo de la central, Francisco "el Barba" Gutiérrez , dejara su cargo en la CGT lanzado críticas a la conducción tripartita.

A su vez, el moyanismo pasó gran parte del año amagando con una ruptura en disidencia con la postura más negociadora con la Casa Rosada de los independientes y los gordos, y hasta llegó a rechazar la reforma laboral que el triunvirato negoció con el Gobierno, alineándose con sectores sindicales ajenos a la CGT, como las CTA.

Pese a la resolución a favor de mantener la unidad, los faltazos que más ruido hicieron fueron los de los gordos Daer y Cavalieri, sector que no tuvo ningún dirigente en el encuentro y que históricamente mantuvo roces con Hugo Moyano, por lo que ante la reaparición del camionero en una reunión de esta características decidieron no concurrir.

"Daer estuvo representando por los otros dos triunviros", comunicaron desde el entorno del referente de Sanidad buscando restar importancia a su ausencia, pero lo cierto es que trascendió que el ex diputado no vio con buenos ojos los últimos movimientos de Moyano y de Barrionuevo y sospecha que buscan esmerilarlo.

Por su parte, el secretario general de la UOM y ex jefe cegetista, Antonio Caló, tampoco concurrió en línea con la movida del dirigente de su gremio "el Barba" Gutiérrez de abandonar su cargo. No obstante, antes de la reunión el veterano gremialista se comunicó con Acuña y lo notificó sobre el comunicado que emitieron los metalúrgicos durante la jornada, en el que aclararon que dejarán vacante la Secretaría del Interior pero seguirán siendo afiliados a la CGT.

En tanto, Lingeri apuntó duro contra el paro -con poca adhesión- que lanzó la semana pasada el triunvirato y, enojado, los días posteriores se ausentó de todas las reuniones que hubo.

La cumbre que sirvió como una suerte de "comité de crisis" se terminó de gestar el domingo a la noche, cuando el anfitrión Martínez recibió una llamada de Barrionuevo para tratar de contener una posible fractura de la CGT y luego el jefe de la UOCRA se comunicó con Hugo Moyano para sumarlo.

El encuentro significó la reaparición de Hugo Moyano y Barrionuevo en las negociaciones de la CGT luego de haberse mantenido al margen desde la reunificación y la elección del triunvirato en 2016, aunque aún manteniendo una fuerte influencia a través de Pablo Moyano y Acuña, respectivamente.

Untitled Document